El cartucho mágico: The Final Cartridge III

 

De todos es conocido la posibilidad que tenía el Commodore 64 / 128 de admitir cartuchos a través de su puerto de expansión, lo que le permitía la ejecución de software de forma rápida, sin esperas de carga, pero también se le supo sacar partido a este puerto. 

Una de esas formas fue la aparición de una serie de cartuchos con un software muy particular, hablamos en este caso del Final Cartridge, desarrollado por inicialmente por  Riska B.V Home & Personal Computer, y decimos inicialmente porque con el tiempo salieron algunas otras versiones con el mismo objetivo. Pero centrémonos en el Final Cartridge.

El Final Cartridge III, aparecería en el mercado alrededor del año 1987/1988, pero no fue una novedad, sino una evolución de sus predecesores la versión I y II, lanzadas en el 86 y 87 respectivamente. Pero la que realmente se llevó el gato al agua fue la tercera.

 

The Final Cartridge III

 

Las razones del éxito para la expansión de este cartucho eran sus posibilidades, capaz de aumentar la velocidad de carga de la unidad de disco, congelar o resetear, además de también contar con un menú completo con software de diferente utilidad (Impresión, calculadora, Basic, bloc de notas…) etc. Más adelante los veremos con más detalle, pero quedaros con esta idea. Era casi un sistema operativo dentro de otro sistema.

 

 

Las características del “Final Cartridge III“

 

  • Cartucho final cartridge IIIPose muchos comandos y herramientas útiles
  • Generaba 24k extra de memoria en Basic
  • Carga turbo para cintas (10 veces más rápida)
  • Carga turbo para discos (15 veces más rápida)
  • Disponía de monitor de disco
  • Interface de impresora para impresión directa
  • Monitor de código máquina
  • Botón para reset
  • Botón de congelación
  • Libreta de anotaciones
  • Un escritorio de trabajo al estilo windows como puede ser el Geos de Commodore con aplicaciones como (calculadora o operaciones de disco y cinta, reloj)
  • Compatible tanto para el C64 como el C128
  • Un led para visualizar cuando está activo el cartucho.
  • Sistema de desactivación de las funciones del mismo.

 (Impresionante las posibilidades de este cartucho)

 

Así funcionaba 

Para su ejecución basta con conectarlo al puerto de expansión y encender el commodore, inmediatamente aparece el menú principal por el que podemos movernos bien utilizando un joystick o un ratón o de forma manual utilizando el teclado con las teclas de función F1(arriba), F3(abajo), F5 (izquierda), F7(derecha) C= (disparo)

Es entonces cuando en este entorno estilo windows, basado en el sistema operativo AmigaOs 1.x hacia su aparición para empezar a trabajar con el. Y decimos trabajar de forma sarcástica, ya que uno de sus usos más comunes fue el de poder “trucar” juegos tanto para realizar copias como para poder acabarlos de una forma decente en algunos casos, entre otras muchas utilidades prácticas. De ahí la popularidad de este cartucho y claro, también su precio en el mercado.

 

The Final Cartridge III - 1

 

Una vez puesto en marcha la pantalla principal presentaba el siguiente menú: Info, system, Project, utilities, clock. a través del cual se accede al resto de funciones del Cartucho. La forma de trabajar era bastante intuitiva y sencilla.

Con el cartucho en marcha tal y como hemos comentado teníamos a la mano un montón de funciones y aplicaciones para realizar en nuestro commodore de una forma muy cómoda y sobre todo para los más inexpertos una manera de trabajar sin comandos, la navegación a través de los menús lo hacía más simple.

Pudiendo tanto utilizar los comandos que nos da el propio menú como acceder directamente a un modo de “Basic” con algunas funciones adicionales y con la posibilidad incluso de listar aquello que tengamos en la pantalla. Hay que decir que esta opción de capturar imágenes de la pantalla era una de las características destacables del cartucho.

Otra de esas funciones cómodas y que hoy en día las realizamos sin pensar (copiar, pegar, borrar, formatear, etc) entonces se tenían que realizar con código. Con la aparición de este tipo de cartuchos no era necesario ya que con su propio menú se podía realizar todo este tipo de tareas. Era por lo tanto un sistema muy práctico para hacer copias de programas y juegos cargados en el commodore. ¿Verdad que ahora se entiende mejor la popularidad de este tipo de cartuchos ;D ?

Más cosas a destacar era la posibilidad de carga turbo, tanto para disco como para cassette, al contrario de lo que podía pasar en otro tipo de cartuchos que solo servían para cargas rápidas desde disco como por ejemplo el Fast Load.  Pero ojo, también servía para guardar en modo turbo (más o menos unas 7 veces más rápido de lo habitual)

Hemos comentado también que era capaz de imprimir y para ello se servía de los modelos de impresoras más comunes compatibles con commodore: Star NL-10, Epson EX-800, Brother M1509, Brother M1709, Nec P6, Olivetti DM 105 y la Panasonic X-p1081, además de las CBM compatibles y la Commodore MCS 801 (a color).

 

 

Con todo lo visto está claro que es un buen compañero de viaje del Commodore 64/128, muy útil en su momento con grandes detalles de uso y muy fácil de manejar.  Y por si fuera poco hasta nos dejaba configurar los colores de la pantalla, personalizar nuestro menú y adaptarlo a nuestros gustos. El potencial de este cartucho daba mucho juego, incluso con reloj y alarma por si nos pasábamos de la hora.

 

 

En cuanto a su comercialización, se vendió principalmente en Europa y Estados Unidos y y concretamente en nuestro país saldría a la venta con un precio aproximado de 9.900 Pts, tal y como podéis ver en los siguientes anuncios. No es que fuera un artículo económico, ya que si comparamos precios a ese nivel también podíamos comprar un telemach, difícil decisión!

 

Anuncios en revistas especializadas de la época:

 

Es por lo tanto esta Rom un gran sistema de menús muy práctico para cualquier usuario de un Commodore 64/128.  Completo y con muchas opciones fáciles de aplicar, pero no fue el único de este tipo que salio al mercado. Cartuchos como el Action Replay, el Super Snapshot, Super Explode o el Warp Speed serían algunos de sus competidores. Sin embargo el entorno gráfico del Final Cartridge destacaría por su gadgets de escritorio, muy similar a lo que casi podríamos decir el “hermano” pequeño del Geos (salvando mucho las distancias)

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

clear formSubmit