Historia Commodore VIC-20

 

 

Para entender el origen y la historia del nacimiento del VIC20 hemos de retroceder a principios de 1980. Hasta ese momento Commodore había conseguido un buen éxito con el PET,haciendo reconocible a Commodore como una gran empresa fabricante de ordenadores profesionales, pero la empresa buscaba entrar en el mercado doméstico y conseguir un ordenador asequible. Fuen entonces cuando en el año 1980 cuando Jack Tramiel, el presidente de Commodore, decidió apostar por construir ese ordenador aprovechando el exceso de chips sobrantes del desarrollo del Pet que tenían en sus almacenes. El resultado de su nuevo proyecto sería el Commodore VIC-20, un ordenador doméstico que se convertiría en el primer equipo en superar la cifra de ventas de más de un millón de unidades y con un precio inicial de venta inferior a 300 dólares, muy por debajo de sus competidores.

El Vic 20 se lanzaría al gran mercado en Junio de 1980 y sus ventas continuarían hasta el fin de su comercialización en 1985, no sin antes haber conseguido la increíble cifra de más de dos millones y medio de ventas. El cese de sus ventas coincidía casi con la aparición del nuevo c-128 y la inminente llegada del nuevo Amiga.

Commodore Vic-20 vista frontal

 

El desarrollo del Commodore VIC-20

Remontémonos hasta la época del Pet, Cada nuevo modelo de PET que se comercializaba ampliaba la cantidad de memoria que se incluía de serie, algo bastante lógico ya que a medida que pasaba el tiempo, los chips de RAM utilizados bajaban de precio y aumentaban su capacidad. En determinado momento, sobre el final de la década de 1970, Commodore se encontró con un enorme número de chips de memoria que ya no podía utilizar en sus PET. Fue entonces cuando Jack Tramiel, el presidente de Commodore, en abril de 1980 ordenó a sus ingenieros el desarrollo de un ordenador que aprovechase esos chips de poca capacidad y que se pudiese comercializar por menos de 300 dólares.

Jack Tramiel estaba preocupado por su competencia, como el éxito del Apple II, así que había encargado a Chuck Peddle (el “ingeniero estrella” de la empresa) , el que había creado el kit KIM-1 cuando MOS Technology aún era una empresa independiente, y luego el Commodore PET,  una versión más completa del pequeño kit, el diseño de un ordenador capaz de competir con el producto de Apple.

La nueva máquina desarrollada por Peddle se llamaría TOI (The Other Intellect) y entre otras cualidades sería capaz de mostrar texto en 80 columnas. Pero Tramiel quería que el prototipo de la nueva máquina estuviese listo para ser presentado en el CES de 1980, sin embargo el chip de vídeo que pensaban utilizar, el MOS 6564, requería de un tipo de memoria (RAM estática, o SRAM) que era demasiado caro por lo que el TOI jamás se materializó.

Poco después, Robert Yannes, de la compañía MOS, se enteró de este problema y comentó que junto a Al Charpentier y Charles Winterble habían diseñado un ordenador al que llamaban “MicroPET”. Cuando Tramiel se enteró de esto, supo que ese prototipo era lo necesitaba y encargó a Robert Russell, otro ingeniero de Commodore que coordinara el trabajo para dar vida al nuevo ordenador.

El nombre en código del proyecto era Vixen, el nombre en clave que utilizarían para evitar a la competencia. Y esta vez no se trataría de un modelo “todo en uno” como el PET. Sería una máquina más parecida al Apple II, que sin embargo podría utilizaría un televisor como pantalla.

Una de las críticas que la gente hacía al PET era su imposibilidad de desplegar gráficos la pantalla, así que el nuevo ordenador utilizaría el VIC (Video Interface Chip), un circuito integrado especializado en la generación de vídeo que MOS/Commodore había diseñado para utilizar en terminales y consolas de videojuegos baratas.

El VIC no terminaba de ser aceptado por sus clientes, así que una buena cantidad de ellos dormían en los estantes del almacén de Commodore. Convertir todo ese exceso de piezas en un ordenador barato era, desde todo punto de vista, una excelente idea.

El resultado final de esta historia fue el Commodore VIC-20, un pequeño ordenador personal con forma de panera, lanzado en junio de 1980, unos 3 años después del PET. Basado en el microprocesador MOS 6502, era capaz de mostrar texto y gráficos en color, producir sonidos y disponía de un intérprete BASIC en ROM. El ordenador podía comprarse por 300 dólares y su nombre se debía al chip de vídeo utilizado.

 

Commodore VIC-20 - Mainboard

La Placa del Commodore VIC20

 

Como curiosidad, en su lanzamiento Commodore realizaría una campaña publicitaría con un gran éxito, en ella, el actor William Shatner (el capitán Kirk de Star Trek)  preguntaba “¿Por qué comprar solo un vídeo juego?” en referencia a la capacidad del VIC-20 de ser “programado” por sus usuarios.  El marketing fue todo un éxito.

 

logo vic20