Monte Carlo Casino

 

monte-carlos-casino-commodore-64En 1989, Codemasters estaba en la cima de las distribuidoras de software de entretenimiento. Con Dizzy convertido en la mascota no oficial del ZX Spectrum (del que recientemente se ha descubierto una entrega perdida), y tras el éxito de ventas y crítica de Super Robin Hood y Grand Prix Simulator, llegaba el momento de darle una oportunidad a un tipo de juego que comenzaba a tener cierta popularidad: Los simuladores de casino.

Monte Carlo Casino no inauguró el género en el Commodore 64. Antes, Vegas Gambler (1987) o Trump Castle (1988) habían tratado de llevar la experiencia de los juegos de azar a las pantallas de nuestros ordenadores, pero la calidad de estos títulos no estaba a la altura de la propuesta de la empresa de los hermanos Darling.

Con unos gráficos muy por encima de sus rivales, el juego nos trasladaba al glamour de las mesas de Montecarlo con 10.000 $ en el bolsillo y el único objetivo de multiplicar esta cantidad tanto como pudiésemos. Para ello teníamos la opción de optar por uno de los cinco juegos disponibles, pudiendo escoger cualquiera de ellos desde el comienzo, además de finalizar cada partida cuando quisiéramos.

Cada uno de los juegos contaba con su correspondiente descripción en el breve libreto incluido en el cassette, pero, básicamente se trataba de una adaptación bastante fidedigna de las normas de los juegos reales.

Dos clásicos por excelencia de los juegos de casino no podían faltar en este simulador: el blackjack y la ruleta. En el primero, jugamos contra la banca para superar su jugada sin pasarnos de los 21 (y sí queréis saber más sobre el tema, echad un vistazo a la película 21 Black Jack). Sobre el juego del cilindro de las 36 casillas poco hay que explicar. Como anécdota, comentar que Monte Carlo Casino fue uno de los primeros juegos en permitir ir más allá de las apuestas sencillas, con la opción de caballos, filas, etc. Esto daba la opción de experimentar estrategias para trasladarlas a otros escenarios, aunque con la limitación de solo poder realizar diez apuestas simultáneas.

 

monte-carlo-casino-commodore-64-2

Una captura de los juegos incluidos dentro del “Monte Carlo Casino”

 

Puede que nos sorprenda lo rudimentario de su propuesta, pero poco han evolucionado las mecánicas del videojuego en opciones tan tradicionales como la ruleta y el blackjack. Sí, es inevitable no pensar en cómo mejora la experiencia al incorporar un pequeño cambio al que las salas de juego ya nos han acostumbrado: las mesas multijugador. Son gajes de la tecnología que nos ha tocado vivir…

Lo mismo se puede aplicar al juego de poker. Las variantes ofrecidas por Monte Carlo Casino se reducían a una: el poker de cinco cartas con descarte. Las opciones de colarle un farol a la inteligencia artificial de la banca eran tan altas que convertían la estrategia del bluff constante en ganadora. Además de no poder contar con otros tipos de poker más allá del 5-card draw, las limitaciones de la programación del rival lo dejan hoy muy lejos de parecerse a las partidas multijugador online contra rivales humanos.

 

monte-carlo-casinoDonde sí podemos decir que no ha envejecido mal este juego es en el apartado de dados y máquinas de azar (slots). En el primer caso, podemos colocar nuestras apuestas sobre el tapete y decidir si jugamos a pasar la línea o preferimos buscar un “big eight”, por citar dos de las múltiples opciones para jugar nuestras fichas. Las máquinas de azar tienen el funcionamiento más sencillo de todos los juegos aquí explicados: tres rodillos de figuras, la correspondiente palanca de giro y una mecánica que pasa por decidir la cantidad que queremos jugar y esperar para ver si caen los tres sietes en alguna de nuestras líneas de juego.

 

La publicación de Monte Carlo Casino no supuso una revolución para Codemasters al estilo de los juegos de los Oliver Twins, sin duda, aunque tampoco era ese su mercado. Fue una propuesta correctamente ejecutada, dedicada a aquellos que querían matar algunos minutos muertos frente a la pantalla de su Commodore. Y mejor no infravalorar este tipo de propuestas: ¿No se podrían considerar juegos como este el germen del boom de los casual games?

 

monte-carlo-casino-commodore-64-codemaster

 

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

clear formSubmit